Día de la Independencia de la República Dominicana

Es curioso, pero pocos conocen la historia de uno de los países con el destino turístico más atractivo de América Central. Su gentilicio y buenas costumbres han sido origen de una mezcla con diversas culturas que estuvieron en sus colonizaciones. Hoy en día, se celebra el Día de la Independencia de la República Dominicana con grandes alborotos y fiestas patronales, ya que alcanzarla no fue tan sencillo como parece.

En el pasado, República Dominicana y Haití eran habitados por los taínos y se conocían como La Española. Éstos eran un pueblo precolombino, procedente del Río Orinoco de Venezuela. Con el correr de los años, se dedicaron a habitar distintas islas con sus caciques principales y a constituir sus propias zonas. Posteriormente, en 1492, España comenzó a reclamar dichas tierras, quedándose con ellas y dando origen a la población mestiza.

Años más tardes, en noviembre de 1821, la hoy en día capital de República Dominicana quiso dejar de pertenecer a las colonias españolas y formar parte de la Gran Colombia. Pero, los haitianos se encargaron de tomar nuevamente las tierras a la fuerzas en 1822 y no es, sino hasta 1844 que el país alcanza su independencia. A pesar de todo esto, España intentó recolonizarla y, en 1865, es que la isla alcanza completamente su libertad.

¿Cómo ocurrió la independencia de República Dominicana?

El colonizador Cristóbal Colón arribó en 1492 a República Dominicana y Haití en su primer viaje a América. Básicamente, dentro de sus primeros descubrimientos en el conocido “Nuevo Mundo” se hallaban las tierras de ésta isla. De hecho, el dominio español estuvo tan asentado en La Española que era el puente entre el Caribe y América.

Sin embargo, pese a sus arduos esfuerzos de mantenerse en este lugar, los colonizadores no les quedó más remedio que ceder las tierras poco a poco. Y tuvieron que entregar la parte de Haití en 1697 a los franceses y el resto de la República Dominicana casi cien años más tarde. A la población le fue bastante difícil adaptarse a las nuevas costumbres y con la llegada de Louverture en 1801, la situación se volvió cada vez más tensa. Por lo que, el ejército de Napoleón Bonaparte dominó las tierras, pero fueron derrotados en 1803 por la rebelión de los negros haitianos, quienes declararon su independencia en ese instante.

Conforme fueron sucediendo los acontecimientos, República Dominicana continuaba en una época decisiva para su libertad. En el año 1809, Francia perdió el resto de las tierras y los españoles continuaron gobernando con el Tratado de París en 1814. Años más tarde, en 1821, los dominicanos se unieron a la República de la Gran Colombia, pero Haití conquistó la isla durante 22 años.

En el momento que los haitianos se adueñaron de las tierras en su totalidad, el descontento y los aires de inconformidad de los dominicanos era notable. Por ello, nació una sociedad completamente secreta que llevó por nombre “La Trinitaria”. De allí surgió un golpe de Estado contra los negros haitianos donde resaltaba el nombre de Juan Pablo Duarte. Y, el 27 de febrero de 1844, se alcanzó la independencia de República Dominicana.

Independencia de República Dominicana: ¿Qué ocurrió en seguida de 1844?

Después de izar la bandera azul, roja y blanca, se creía que el país estaría libre de cualquier intención de recolonización, pero no fue así. En 1844, en se aprobó la primera constitución creada por los dominicanos, en donde se establecía un gobierno presidencial. Sin embargo, a pesar de tener buenas intenciones de Juan Pablo Duarte, Pedro Santana estableció a la fuerza una dictadura posteriormente a la independencia.

Los primeros diez años, Haití quería quedarse nuevamente con las tierras de República Dominicana, por lo que estableció un periodo de largo conflictos que incluían invasiones. Y, aunque éstas nunca alcanzaron sus objetivos, el presidente utilizaba dichas amenazas para asentar su mandato de dictador. De hecho, se dedicó a enriquecer a su equipo de trabajo y a empobrecer al pueblo hasta que tuvo que retirarse del cargo por diversas razones.

El pueblo dominicano se encargó de defender sus tierras con todo su ejército. Dichas operaciones culminaron con buenas noticias, dando un afianciamiento total de la independencia del país. Por lo que, en el año 1851, la isla respiraba un ambiente de tranquilidad nunca antes visto, lo cual parecía dar la bienvenida a una nueva época de reconciliaciones en República Dominicana. No obstante, Santana, en su segundo mandato en 1853, tuvo que detener la última invasión haitiana.

En 1963, después de una república completamente conflictiva y con declives económicos, se inició la Guerra de la Restauración entre los dominicanos y los españoles. Fueron dos años de grandes derramamientos de sangre, destrucción de varias ciudades y de crisis políticas. Finalmente, todo acabó en el momento que la reina Isabel II comprendió que no les hacía falta dichas tierras el 3 de marzo de 1865.

¿Qué día se celebra la Independencia de República Dominicana?

Este país se caracteriza por sus grandes fiestas que involucran comparsas, tambores y canticos de alegría. Como mencionamos anteriormente, la fecha que se logró la culminación de la Guerra de la Independencia en República Dominicana fue el 27 de febrero.  Por lo que, cada año se hace una gran celebración para conmemorar la hazaña de Juan Pablo Duarte y la sociedad “La Trinitaria”. Lo mejor de esto es que, casualmente coincide con los carnavales del país.

¿Cómo celebran el día de la Independencia en República Dominicana?

La mayor cantidad de los habitantes, salen de sus casa con distintos disfraces que representan personajes importantes y de la cultura del país: el Diablo Cojuelo, Calife y Roba la Gallina. Y muchos locales honran a los padres de la independencia en la “Puerta del Conde” con un discurso cada año para rendirles los tributos que merecen por sus esfuerzos y hazañas en la búsqueda incansable de la independencia de la nación. Esto es un evento bastante preparado que mezcla la importancia que tiene la libertad y el imponente carnaval que lo hace destacar. Cabe destacar que es una experiencia inolvidable para los dominicanos.